Plaza de Armas: Un patrimonio a enrejar

El espacio público fue escenario de contiendas, protestas sociales y recientemente invasiones. Su valor histórico es muy significativo para el acervo nacional. Hoy existe una propuesta para enrejarlo y protegerlo así de las ocupaciones.

La Plaza de Armas, emblemático espacio verde de Asunción, fue y es escenario y testigo de los hechos sociales más relevantes del país, pues se halla ubicada en un centro neurálgico, rodeada de edificios históricos como el ex Cabildo, hoy Centro Cultural de la República El Cabildo; el Congreso Nacional, el Correo Paraguayo, la Catedral Metropolitana y la sede de la Universidad Católica.

El año pasado, durante la inundación que afectó a gran parte del país y a más de 3.000 familias que pertenecen a los barrios Bañado Norte, Sur y Chacarita, fue ocupada por damnificados que hicieron del espacio público su hogar.

Esto suscitó una gran polémica porque de los 118 albergues habilitados por el municipio de Asunción y la Secretaría de Emergencia Nacional, los anegados utilizaron la Plaza de Armas como sitio de refugio y no acudieron a los refugios alegando que “estaban alejados de los barrios” en cuestión y no podían “abandonar sus pertenencias”.

OCUPACIONES Y DESALOJO

Dado su carácter de patrimonio histórico y cultural, consagrado en la Constitución Nacional en el artículo 81, la ocupación fue motivo de indignación por parte de la ciudadanía, puesto que no contentos con ocupar las plazas, los damnificados estropearon su valor material e inmaterial agujereando las baldosas e incrustando pilotes de madera para su vivienda.

Con respecto a las ocupaciones, el arquitecto Gustavo Glavinich, director general de la Unidad de Proyectos del Ministerio de Urbanismo, Vivienda y Hábitat (MUVH), subrayó que las instituciones deben cumplir con su rol. “La municipalidad, perfectamente, tiene las atribuciones para hacer cumplir lo que establecen las leyes y ordenanzas”, subrayó.

El jefe comunal de entonces, Mario Ferreiro, tras un tiempo pidió a la Fiscalía que intervenga en dicha ocupación y orden mediante los ocupantes fueron desalojados y trasladados al Parque Caballero de Asunción. El año pasado, la plaza fue declarada patrimonio histórico y pasó a manos de la Secretaría Nacional de Cultura (SNC), conforme a la Ley 6.284/19.

PROPUESTA DE ENREJADO

Tras la renuncia de Ferreiro por irregularidades en la comuna, asumió Óscar Rodríguez, quien fuera presidente de la Junta Municipal de Asunción. Entre sus intenciones, el novel intendente anunció su pretensión de enrejar la Plaza de Armas.

La propuesta surgió tras la limpieza realizada por funcionarios del Consejo Municipal de Emergencias y Desastres de Asunción (Comueda), luego del desalojo de las familias ribereñas que se refugiaban de las aguas en el espacio público.

En la oportunidad, el operativo desplegó a 150 operarios entre limpiadores, herreros, albañiles y electricistas, que hicieron tareas de corte de pasto, limpieza, podas, reparación de cordones y camineros. Incluso, los trabajos de reparación continúan con la participación del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones, la SNC y la comuna capitalina, según Gerardo Rolón Pose, director de Áreas Verdes.

De hecho, conforme el propio intendente, reparar los daños ocasionados por los manifestantes y damnificados le cuesta a la comuna cerca de G. 800.000.000 anuales, dinero que proviene del pago de los contribuyentes. Esta cifra podría utilizarse en el hermoseamiento de la plaza y una opción para protegerla de futuras ocupaciones y destrucción serían las rejas.

Atendiendo a ello, informó que pedirá a la SNC que enreje el espacio público. No obstante, dicha secretaría sufrió un importante recorte presupuestario el año pasado, por lo que la viabilidad económica de la propuesta resulta difícil. Así lo aseveró Natalia Antola Guggiari, directora general de Patrimonio Cultural.

“Creo que las rejas siempre son una solución, pero provisoria, a corto plazo. Lo ideal sería que la ciudadanía se apropie de esos espacios públicos y los utilice de manera adecuada. Lo ideal sería que no se sigan utilizando para ese fin y haya otros espacios para poder albergar a la gente necesitada”, sostuvo.

REPLICAR EJEMPLOS

Del total de 260 plazas y parques en Asunción, hasta el momento hay cuatro plazas enrejadas, la Uruguaya, Italia, Infante Rivarola y De las Américas. “Depende de cada caso, en la Plaza Italia funcionó y funciona bastante bien. La Uruguaya en un 95%, porque en alguna oportunidad nos tocó sacar gente que a pesar de estar enrejada, lo mismo entraron. También en la Plaza de las Américas funcionó muy bien. La Plaza de Armas es un caso muy especial, que hay que analizar desde distintos puntos de vista, económico, político, la representatividad de ese espacio, desde la seguridad ciudadana también, porque hay concentración de mucha gente. Habría que ver la situación, si fuera de interés del ejecutivo municipal, la SNC y la ciudadanía”, enfatizó el director de Áreas Verdes.

Por su parte, el intendente dijo que quiere replicar los resultados positivos de las plazas Uruguaya e Italia. Vale recordar que estas plazas fueron enrejadas durante la administración municipal de Evanhy de Gallegos (2006-2010). La pionera fue la Plaza Italia, que a decir de muchos mejoró bastante. El espacio era ocupado constantemente por vándalos que generaban destrozos. Glavinich coincidió en que desde que fueron enrejadas, las plazas Italia y Uruguaya mejoraron.

VALOR HISTÓRICO Y NOMBRES

Si bien las plazas tuvieron varios nombres conforme al paso del tiempo, tanto la plaza Juan de Salazar como la De Armas no están registradas en ordenanzas municipales. Según datos, en la época de la conquista se llamaban Plaza Mayor. A partir de 1811 recibieron el nombre de La Independencia, pues fue escenario de los actos de la revolución del 14 y 15 de mayo.

También fue vivienda de los gobernadores españoles, entre ellos Bernardo Luis de Velasco, quien al ser intimado por los próceres estaba ahí. El ex presidente José Gaspar Rodríguez de Francia también fijó residencia en el lugar. En 1903 pasó a llamarse Constitución. Durante la revolución de 1904, las tropas militares se reunían en ese lugar.

Más tarde, en 1940, volvió a llamarse Independencia, con la inauguración de una estatua del mismo nombre. También obtuvo gran protagonismo en la contienda de la Guerra del Chaco, pues se instaló un tanque boliviano como símbolo de victoria. Posteriormente, después de la caída de Stroessner, el tanque fue devuelto a los bolivianos como gesto de amistad. La rotonda donde se hallaba el tanque no fue demolida y quedó un mástil en su lugar.

DEMOLIERON CASAS DE GOBERNADORES

En 1913 se desarrollaron los festejos del centenario de la independencia nacional, bajo el mandato de Eduardo Schaerer. En efecto, se procedió a un cambio de fisonomía del espacio y se creó así el Paseo Centenario, al que dotaron de esculturas y jardines geométricos.

Sin embargo, se demolieron las casas de los gobernadores con el pretexto de que representaban un mal precedente de los gobiernos de Gaspar Rodríguez de Francia, Carlos A. López y Francisco Solano López. En consecuencia, se formaron cinco nuevas plazas que ocupaban el espacio entre el edificio del Congreso actual y la Catedral.

Durante la administración comunal de Evanhy de Gallegos, en el 2008, celebrando los 471 años de la fundación de Asunción, fue colocada una escultura de Herman Guggiari (1924 -2012), denominada “Asunción Madre de Ciudades”.

La misma está representada por un tronco de lapacho de 12 metros de altura. El hito tiene un escudo de Asunción y lo rodean cadenas rotas que hacen alusión a la independencia.

“La historia antigua nos cuenta múltiples sucesos, inclusive bajo esa misma plaza, frente al Congreso, frente al Cabildo, fue la casa de los gobernadores, cuyos cimientos todavía se encuentran debajo de la plaza”, aseguró la directora de Patrimonio.

“PRIMER ENCUENTRO DE FÚTBOL”

En los años 60 la llamábamos La Costanera, relató Glavinich, al tiempo de mencionar que en la Plaza de Armas tuvo lugar el primer encuentro de fútbol de nuestro país, el 23 de noviembre de 1901, frente al Cabildo, entre alumnos de la Escuela Normal de Maestros, bajo la instrucción de Williams Paats.

“La Plaza de Armas tiene un atributo más, puede ser implementado como museo de sitio, donde mediante prospecciones arqueológicas pueden reconstruir las trazas o vestigios de la casa de los gobernadores, por ejemplo. Es decir, podríamos hacer un recorrido por la historia de la ciudad de Asunción”, sugirió.

“Más allá del enrejado inmediato, para preservar el espacio público recomendaría un llamado a concurso nacional de rediseño del espacio, atendiendo las condicionantes históricas, paisajistas y el entorno inmediato y circundante con edificios patrimoniales con fuerte identidad como el Cabildo, la Catedral, la Universidad Católica, la Comandancia de la Policía, el Teatro Municipal, el Palacio Patri, actual oficina del Correo, y el primer Colegio Jesuita, actual sede del Congreso Nacional”, significó.

PUESTA EN VALOR

Luego de la promulgación de la Ley Nº 6.284 “Que declara patrimonio histórico nacional las plazas Independencia, Juan de Salazar y De Armas de la ciudad de Asunción”, la SNC inició los planes de restauración de las 4 plazas y para ello creó la mesa técnica interinstitucional.

Integran la misma la comuna capitalina, el MOPC, la Administración Nacional de Electricidad, la Empresa de Servicios Sanitarios del Paraguay (Essap) y la SNC. La ejecución de los trabajos está a cargo de los restauradores de la Dirección General de Patrimonio Cultural de la SNC, en alianza con especialistas de la Escuela Taller de la Municipalidad de Asunción.

“Desde Cultura trabajamos en la restauración de los monumentos y las esculturas en el interior de las plazas. La idea es continuar con la mesa y que haya un compromiso por parte de las autoridades en la no invasión de vuelta de las plazas para asegurar que las inversiones que se hagan realmente sean sostenidas en el tiempo”, reveló la titular de Patrimonio.

“Si bien la situación económica en este momento no es la más positiva. Trabajamos en eso y, a pesar de todo, estamos llevando adelante las restauraciones de las esculturas. En febrero vamos a retomar los trabajos y coordinando la iniciativa”, concluyó.

Fuente: La Nación.