Se suspende búsqueda por mar de paraguaya desaparecida en España

La Guarda Civil española suspendió la búsqueda de la paraguaya Romina Núñez en la costa de Lanzarote, mientras sigue verificando la vivienda que compartía con su esposo, quien se encuentra en prisión sin fianza. Un can marcó varios puntos de la residencia y un vehículo.

Desde hace varios días, buzos, perros y un helicóptero de la Guardia Civil buscan rastros de Romina Núñez, quien desapareció el 1 de enero en España, donde residía con su esposo Raúl Díaz, de nacionalidad española. La búsqueda por mar se suspendió por el momento y las pesquisas se centran ahora en la vivienda, ubicada en Lanzarote, municipio de Arrecife.

Uno de los canes entrenados marcó varios puntos de la casa y el portabultos del vehículo, que será verificado en la jornada de este viernes. También se prevé la inspección de la oficina del esposo.

Lea más: Ciudadanos de Arrecife se manifestaron para pedir justicia para Romina

La madre de la joven de 28 años, Miriam Rodríguez, había insistido en hablar con su hija el 1 de enero para felicitarla por Año Nuevo y los intentos siguieron por varios días, mientras que Díaz la evadía. El esposo denunció la desaparición más de una semana después y la Policía lo detuvo luego de interceptar una llamada en que contaba a un familiar cómo se deshizo del cadáver.

Primero intentó quemar los restos, pero finalmente los lanzó en distintos puntos del litoral del Lanzarote. Para ello, condujo un automóvil de alquiler en un recorrido de alrededor de 1.000 kilómetros, informa el medio local La Provincia.

Luego de permanecer varios días detenido, se dictó su prisión sin fianza por maltrato habitual y homicidio. La pena por estas causas es de 10 a 25 años en el país europeo.

Lea también: Esposo de paraguaya desaparecida va a prisión

La pareja contrajo matrimonio en agosto de 2018. Romina había hecho una denuncia por malos tratos contra Raúl antes de su boda y dos días antes de la noche en la que se cree que murió fue a Urgencias del Hospital Doctor José Molina Oroso, de Arrecife, para tratar algunas heridas, que pudieron haber sido consecuencias de la violencia que sufría, pero, como tardaron en atenderla, se retiró.

La joven tiene dos hijos en Paraguay, el menor de ellos tiene 4 años. Su madre todavía tiene esperanzas de hallarla con vida.

En el 2018, cuatro paraguayas fueron víctimas de feminicidio en el extranjero, dos en España y dos en Argentina, principales destinos de migración de connacionales que buscan oportunidades de ingresos económicos que no encuentran en el país. Romina es el primer caso de este año en España, mientras que en territorio paraguayo ya suman tres las mujeres muertas por la misma causa.FUENTE: DIARIO ULTIMA HORA