Una mujer que deja marcas

Desafiar los prejuicios y animarse. Esas son las claves para transitar los caminos del arte, sin importar la rama. En el mundo del tatuaje, considerado por algunos como territorio masculino, las mujeres deben romper barreras para dejar su propia marca.

Por comodidad, muchas personas optan por un trabajo “estable y seguro” en alguna empresa que les asegure un sueldo fijo a fin de mes. María del Mar Duarte relata que ella trabajó en distintos negocios por varios años. Sin embargo, por amor al arte, nunca dejó de dibujar.

Su estilo preferido es la ilustración, por lo cual siempre realizó retratos. Hasta que, hace tres años, tuvo que dejar su trabajo fijo por motivos de salud. Entonces su novio le propuso comprar una máquina de tatuajes para que ella le tatuara en la piel uno de sus diseños personalizados.

Marimar se animó y a sus amigos les gustó tanto su trabajo que de a poco fueron pidiéndole que también los tatuara. Así, poco a poco, fue creciendo y hace un año abrió su local propio. Hoy se dedica al 100% al tatuaje.

¡PERO VOS SOS MUJER!
Ser mujer en un mundo donde predominan los tatuadores varones le ha ganado un par de anécdotas a Marimar. A la hora de elegir con quién tatuarse hay aún quien se guía por el sexo de la persona antes que por su talento o capacidad.

“Normalmente, llegan y me preguntan por qué en el perfil de Instagram no pongo que soy mujer; nunca vi la necesidad de hacer eso. Muchos no me toman en serio, desconfían mucho. Una vez un tipo reaccionó muy mal; llegó y me dijo: ¡Pero vos sos mujer! Me hacés perder el tiempo, tenés que aclarar esas cosas en tus redes sociales. Después yo cerré nomás la puerta y él se quedó plagueándose ahí solo enfrente. Es ese tipo de personas en que se nota que ya tienen un prejuicio y de balde me voy a poner a pelear con él. Son cosas que suelen pasarnos a las mujeres”, cuenta.

Marimar cuenta que lo que más ama es cuando le desafían a realizar creaciones propias. «Me encanta cuando me dicen que tienen una idea en la cabeza y debo plasmarla en un diseño. Solemos tardar semanas, incluso meses creando ilustraciones», manifiesta.

CAPACITACIÓN
Desde que empezó, la artista tuvo bien en claro que no bastaba solo con el talento para plasmar las ilustraciones, sino que también se requerían horas de práctica y capacitación. “Es demasiado importante asistir a todos los seminarios que hay: de limpieza, de cuidados del tatuaje; sobre todo limpieza. Por más que se utilice agujas descartables, se tiene que tener demasiado cuidado, atender los detalles para evitar infecciones en la herida. Un tatuaje es una herida abierta y hay que saber guiar al cliente sobre cómo debe cuidarlo”, destaca.

Quienes se hacen un tatuaje tienen que utilizar medicamentos específicos, evitar el agua caliente y los golpes, entre otros cuidados especiales que el tatuador profesional debe indicar. “Hay muchos mitos sobre cómo cuidar un tatuaje. Hay gente que le pone alcohol, por ejemplo, eso no es para nada recomendable. Por lo general, yo siempre tengo en mi notebook información sobre todo lo que necesita saber el cliente, así les muestro todo lo que quieran”, agrega Marimar.
EMBARAZADAS Y DIABÉTICOS
No cualquier persona puede hacerse un tatuaje. En el caso de embarazadas, madres lactantes, diabéticos y pacientes con problemas de coagulación, por ejemplo, es recomendable que lo eviten.

“Hay temas que los tatuadores manejamos con pinza. Las mamás lactantes pueden tener infecciones, deberán tomar medicamentos muy fuertes y por ende se cortará la lactancia. En el caso de las embarazadas, pueden pasar sufrimiento al feto o adquirir infecciones también. Tenemos casos y casos, por ejemplo de chicas que no nos avisan que están esperando un bebé y nosotros también nos arriesgamos al hacerles los tatuajes”, resalta.

BAJOS COSTOS Y RIESGOS
Quienes tengan en mente hacerse un tatuaje, deben investigar para escoger a la persona que será la encargada de hacerlo. “Lo más importante es investigar. Buscar en las redes sociales sus trabajos, ver los comentarios, las recomendaciones. Ir más allá de si es hombre o mujer”, agrega.

En muchos casos, las personas solo van a un lugar por ver las promociones que tienen. “Es un gran riesgo. Deben buscar calidad porque lo que tiene calidad no es costoso, sino que vale lo que tiene que costar teniendo en cuenta los materiales utilizados. Si es demasiado barato un trabajo es porque en algo estarán ahorrando y generalmente es en materiales”, afirmó.

La artista relata que en muchas ocasiones le tocó realizar trabajos para tapar tatuajes muy mal hechos, pues los clientes se guiaron solo por los costos bajos y no indagaron sobre la calidad.FUENTE: DIARIO ABC COLOR